Autor: Juan Segura Ferrer, pbro.                        Contacto: seculorum@seculorum.es

- LITURGIA CICLO C      CICLO B      CICLO A -      ORACIÓN Y PIEDAD -      PASTORAL DE LA SALUD -      TEMAS DE TEOLOGÍA -      AUTORES Y TEXTOS-

                                                                                                                         Catequesis de preparación al Bautismo

  Entra en facebook en <Juan Segura Ferrer>  y  <Cleofas de Emaus>   /                                                                       En blogger: <cleofasdeemaus2.blogspot.com.es>

   El rey humilde y modesto

  14 Domingo Ordinario. Ciclo -A-. 05 julio 2020.                                                   Mateo 11, 25-30

 

 

PASTORAL DE LA SALUD

Fichas de formación para agentes PS

1. La salud.

2. Los enfermos y la Parroquia.

3. La enfermedad y el sufrimiento.

4. El trato humanizador.

5. La Unción de los enfermos.

6. Los Sacramentos de los enfermos.

7. El Viático.

8. La visita pastoral al enfermo.

9. La escucha pastoral.

 

Otros temas de Pastoral de la Salud

* La salud es Cristo (1).

* La salud es Cristo (2).

* Los cuidados paliativos.

* Orar en la enfermedad.

 

 

PIEDAD

* Celebración de la Cruz.

* Via Crucis Tradicional.

* Via Crucis según San Mateo.

* Via Crucis según San Marcos.

* Via Crucis según San Lucas.

* Via Crucis según San Juan.

* Siete Palabras de Cristo en la cruz.

* Siete dolores de la Virgen María.

 

* Via Lucis.

 

* Novena de la Misericordia al Sagrado

corazón de Jesús.

 

* Via Pauli.

 

Canción "CAMINANDO CON JESÚS"

* Grabación completa.

* Versión playbak o karaoke.

 

Jesús se define en el evangelio de hoy como «manso y humilde de corazón». Son cualidades que él mismo había alabado en el sermón de las bienaventuranzas. Son también las cualidades del rey de Jerusalén que anuncia la profecía de Zacarías: «Viene a ti justo y victorioso; modesto y cabalgando en un asno». El propio San Mateo recordará esta profecía en el relato de la entrada de Jesús en Jerusalén días antes de su pasión y muerte. Zacarías habla de un desfile de victoria, como cuando un caudillo regresa a su ciudad tras haber realizado una gran conquista; en el desfile muestra las riquezas de que se ha incautado, muestra una parte de los prisioneros que trae como trofeo, muestra sus mejores caballos, sus mejores ropas… es una demostración de su poder y de su dominio. El desfile de Jesús no va a a ser la muestra del dominio de nadie sobre nadie; no habrá soldados, no habrá riquezas, no habrá prisioneros que exhibir… y su cabalgadura va a ser un asno, no el mejor corcel de la yeguada real; y, además, un asno prestado. Es un desfile de victoria, pero no de tiranía ni de fuerza de unos sobre otros; es el desfile de quien encarna la victoria de la justicia; y eso solo es posible hacerlo desde la humildad y la modestia.

En el comienzo de esta perícopa evangélica, Jesús comienza dirigiéndose al Padre en segunda persona. Le da gracias por haber revelado sus cosas a la gente sencilla. Al mismo tiempo, las reconoce lejanas para los sabios y entendidos. Como siempre, como en todo, los que se creen sabios y entendidos no tienen nada nuevo que aprender; no dan crédito a nada; les resbala cualquier enseñanza, porque, realmente, “ya se lo saben todo antes de que les digan nada”. Así, las cosas que Jesús enseña no calan en el corazón de los enterados, pero sí en el de la gente abierta, de la gente sencilla y humilde que está dispuesta a aprender. Jesús se encontraba a gusto entre la gente sencilla; los insolentes y altivos no pueden penetrar en la realidad de Jesús ni resultan permeables a sus palabras, a su mensaje. Es necesario un corazón abierto, un corazón vacío de sí mismo para dejar sitio a Jesús y su enseñanza. ¿Por qué un mensaje de paz, de amor, de alegría, de felicidad, de justicia… es tan rechazado en el mundo? Es porque el mundo valora el pecado, no detesta el pecado, no ama a Dios suficientemente; es porque no quiere vivir obedeciendo y se cree más libre si se deshace de Dios; es porque rechaza que Dios sea su autoridad y se endiosa a sí mismo. De ahí vienen las actitudes que nos alejan de él y de los demás; acabamos viéndonos como el centro del universo, engañándonos al creer que lo mejor es echar a Dios de nuestra vida, que viviremos mejor sin él. Podemos lamentarnos, pero cuando el ser humano se preocupa solo de sí mismo y es el centro de todo su pensamiento, se cierra a la verdad de Dios y se cierra al amor que le lleva a trascenderse hacia los demás. Acaba siendo una persona que se ha quedado sola… consigo misma.

En la mansedumbre de corazón y en la humildad encontraremos nuestro descanso, nos dice Jesús. Él nos hace una llamada a acudir a él cuando nos sintamos cansados y agobiados. Mucha gente, al sentirse agobiada, relega a Dios, se aleja porque quiere llegar a tantas cosas que siente que tiene que llegar. Y crece el agobio y viene la ansiedad, y, con ello, otros problemas. Cuando lo que hay que hacer es justo lo contrario. Es acudir a Jesús, porque en Jesús encontramos nuestro descanso. En él no vamos a encontrar “Cosas”; vamos a encontrarnos personalmente con él, y ese encuentro nos da la paz, el alivio, el descanso. La mención del yugo sugiere que pensemos que en nuestra vida caminamos y luchamos a la par con Jesús; no vamos solos, él empuja con nosotros, siempre y cuando empujemos ambos en la misma dirección, siempre y cuando nosotros nos afanemos en vivir su Palabra, en hacer vida su mensaje. Si nosotros le expulsamos, él se va; si nosotros servimos a otro proyecto, él se retira. Nosotros somos libres, nosotros decidimos. Pero no valen los lamentos ante la decepción que se siente después de abandonar a Jesús y no haber encontrado la paz y el descanso.

Volviendo a la oración que Jesús hacía al principio de estos versículos, reconoce que el Padre ha escogido a los sencillos para revelarse. Y Jesús afirma que se da una plena identidad entre Padre e Hijo, de manera que quien ve al Hijo ve también al Padre; de modo que quien ha sido escogido por el Padre para revelarse, lo hace a través del Hijo. Es también la gente sencilla la que es capaz de aceptar y de integrar en su corazón que el Hijo nos revela al Padre porque el Padre nos ha revelado al Hijo. En esa identidad se encuentra el amor y la misericordia que Dios derrama con todos los que le son fieles.

P. Juan Segura.








 

 

OTROS VÍNCULOS

DE JUAN SEGURA

 

AudioPredicacion (facebook)

CleofasdeEmaus2.blogger

cleofasdeemaus.blogspot

juansegura.es

juansegurablog

Fotografías

Vídeos You Tube

veozaragoza

 

VÍNCULOS EXTERNOS

Vaticano

Conf. Episcopal

Cáritas

Misiones

Manos Unidas

Taizé

Noticias Iglesia

Mundo Negro

Tierra Santa

Romereports

Dabar

Servicio de Información Católica

 

 

LAS LECTURAS DE HOY

 

LECCIONARIOS ANTIGUOS

Leccionarios con los textos bíblicos anteriores a la última edición.

 

 

"CAINITAS". Novela de Juan Segura.

Pedidos del libro físico en Amazon,     La Casa del Libro, El Corte Inglés y Editorial Círculo Rojo.

 

También se puede leer o descargar aquí.

 

La mesa del domingo

   DOCUMENTAL CON EL COMENTARIO EVANGÉLICO (haciendo clic en la imagen) Imágenes: Catedral de Toledo. España.                        

               

 

 El Tiempo Ordinario es la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia y en nuestro corazón cada día 

 

Recomendado

El evangelio de San Mateo (el evangelista del ciclo -A-)

  También puedes encontrarme en Facebook, en la cuenta <Juan Segura Ferrer>, donde intentamos mantener viva la llama de la Palabra cada día.

   Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 18:

   «Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia,

     así como la libertad de manifestar   su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.»

                                                                                               

MUJER, ¿ESTÁS EMBARAZADA Y TE SIENTES ABANDONADA? PODEMOS AYUDARTE. HAY UNA ALTERNATIVA AL ABORTO. INFÓRMATE Y CONTACTA

                                                                                            Ain Karen Zaragoza: www.ainkaren.es

PUEDES CONTACTAR CON CUALQUIER SACERDOTE. ÉL SABRÁ QUÉ HACER PARA AYUDARTE. ESO PUEDE CAMBIAR TU VIDA... Y LA DE TU HIJO

 

 

 

 

 

   A PIE DE PÁGINA

España: La “progresía” de la vergüenza

   Según publicaba el diario El Mundo en su edición digital del 18 de enero, la fundación BBVA ha realizado un estudio sobre ciencia y tecnología en cinco países europeos: Italia, Reino Unido, Francia, Alemania y España. Una de las cuestiones abordadas mediante encuesta es si la gente cree o no que la ética debe poner límites a los avances científicos y tecnológicos. Los alemanes opinaron que sí en un 68% y los franceses en un 57%, Italia y Reino Unido también son favorables con porcentajes por encima del 50%; y España, tan solo España, se quedó en un 36%. En España solo uno de cada tres encuestados piensa que la ética debe aplicarse a los avances científicos y tecnológicos.

 

   Cabe preguntarse si los encuestados en España saben de qué va la ética, porque no es otra cosa que aquello que nos hace caer en la cuenta de que el ser humano y su dignidad -cualquier ser humano- está por encima de todo lo demás, su valor es absoluto. Así, la economía sin la ética, se convierte en la dictadura del dinero; la política sin la ética, se convierte en la dictadura del poder; el sexo sin ética, se convierte en la dictadura del hedonismo; el ocio sin ética, se convierte en la dictadura de la vagancia; el trabajo sin la ética, se convierte en la dictadura de la esclavitud; la libertad sin ética, se despoja de la responsabilidad y nos convierte en esclavos de nosotros mismos. Del mismo modo, la ciencia y la tecnología, sin ética, nos degradan. El ser humano debe estar por encima; ciencia y tecnología, como todos los demás campos de la vida y del saber, deben estar a nuestro servicio, y no para convertirnos en sus esclavos.

 

   Traducidos al lenguaje asequible a todos, los cuatro principios universales de la ética son: el respeto a la persona, la justicia, no hacer nada que procure el mal a la persona y hacer aquello que le proporciona el bien. Estos principios no admiten discusión porque son universales. Y enseguida nos damos cuenta de que la renuncia a ellos nos puede llevar al abismo. Pero dos de cada tres españolitos dicen que no les importa, que no pasa nada; qué vergüenza.

 

   Aquí oímos sin parar hablar de progresismo. Quienes tienen esa palabra siempre en la boca son quienes más prescinden de los valores de la ética; o sea, que han acuñado el significado de progresismo como aquello que no tiene freno alguno, ni siquiera el de la ética, que tiene como objetivo, la salvaguarda del ser humano y su felicidad. Más vergüenza.

 

   Chesterton, en su obra “Ortodoxia” afirma que “Progresar debería significar que siempre estamos cambiando al mundo para adaptarlo a un concepto. Y hoy progresar significa que estamos cambiando el concepto.” Y que, por tanto, “no estamos alterando lo real para adaptarlo a lo ideal. Estamos alterando el ideal: es más fácil”. La consecuencia es que miramos el presente con resignado asombro, pero que vemos por delante un futuro inquietante. ¿No vamos a la autodestrucción de nuestra propia especie?

 

Juan Segura.


 

  www.seculorum.es  ©juan segura ferrer. 2014